Seleccionar página

Empezamos este blog adentrándonos en un mundo zen, lleno de posibilidades: el Wabi-Sabi.

Los orígenes de este concepto vienen de la filosofía nipona, que incorpora tradiciones y creencias budistas que explican que los fenómenos naturales están sujetos a tres verdades: nada es eterno, nada está completo y nada es perfecto.

El Wabi-Sabi, es un patrón estético y filosófico que perdura en el tiempo, y que ha sido utilizado por artistas, diseñadores, poetas y filósofos, como bien explica Leonard Koren en su libro, por si os apetece adentraros más en esta forma de vida.

Pero dejémonos de prolegómenos y vayamos al grano, seguro que estáis locos por conocer en qué consiste, ¡os va a encantar!

Este término estético japonés describe una visión estética basada en la belleza de las cosas imperfectas, incompletas. También de las cosas modestas y humildes. Esta imperfección está definida, por el paso del tiempo, por el ciclo natural de la vida, dando un nuevo uso a lo desgastado, desteñido, viejo y único. Todo lo contrario al derroche, al lujo y a la ostentación.

Nada es eterno, nada está completo y nada es perfecto.

La palabra “wabi” hacer referencia a la quietud y la frescura de lo sencillo; y “sabi” alude a la tranquilidad y la serenidad que llegan con la edad, dando una sensación de calma, paz y autenticidad. Es una tendencia que da mucho de que hablar y que tú puedes descubrir ahora mismo.

UN NUEVO CONCEPTO EN LA DECORACIÓN DE TU HOGAR

Quiero mostraros las claves que os inspirarán para que vuestra casa tenga un aspecto más zen. Tenéis que buscar cosas únicas, aprender a escoger lo que necesitáis en realidad, centrándoos sobre todo en las personas que viven en casa:

  • Colores naturales, aquellos que la naturaleza nos muestra. Utilizaremos colores neutros: grises, tonos tierra, verde oliva, blanco nieve, etc. Siempre tratando de transmitir sosiego y paz, que vuestra casa os sirva de refugio.
  • Decora con piezas únicas y artesanales. Hay que jugar con la imperfección, cosas hechas a mano, detalles de anticuario.
  • Usa tejidos naturales como el algodón o el lino, que tengan un tacto suave.
  • Simplica, lo menos es más, ¡fuera lo barroco!. Pocas cosas pero bien escogidas.
  • Utiliza detalles naturales para decorar.  Flores silvestres, cuencos de madera, artesanía de bambú…